Bloqueo general vs Bloqueo literario

¡Muy buenas y bienvenido a mi blog!

Hoy vengo a escribiros sobre ese momento en el que ¡Zas! te quedas totalmente en blanco delante de la hora (bien de papel, o bien del ordenador) Y dices “Me he bloqueado”

¿Y hasta aquí, qué? Pues si bien una verdad como un templo es que estás bloqueado, debes determinar si esa acción de no poder escribir se debe a un bloqueo general o a un bloqueo literario ¿Y cómo sé si estoy en una u otra situación? Allá vamos:

Bloqueo general: Aún cuando no estás sentado estrujándote los sesos en el tema literario, te sientes nervioso, como si algo no cuadrase en tu esquema de rutina. Es una situación que suele darse ante circunstancias pasajeras de la vida que estás sometido a más tareas o más estrés que el habitual.

¿Qué hago si estoy en éste tipo?

  • No intentes crear nada: solo aumentará tu frustración y aumentará la espiral de estrés
  • Haz cosas sencillas que no requieran mucho esfuerzo de la casa dejando a parte, o si es inevitable intentando empequeñecer las que sean de pensar mucho o de ponerle ánimo
  • Desarrolla una afición cuya realización sepas que te tranquiliza (en mi caso leer o escuchar música)
  • Intenta focalizar el motivo de tu situación: Si diagnosticas que es pasajera pero inevitable, solo espera haciendo lo arriba indicado; Si concluyes que es permanente nunca pienses que es inevitable: Analiza y ponle solución (el estrés es una de las causas más comunes entre síntomas de malestar)
  • Intenta no hacer pregón de tus síntomas: siempre hay alguien que dice que conoce alguien que estaba como tú “y chica, no se recuperaba, le costó muchísimo tiempo” (ya de paso deja a esa gente de lado #ConsejoGratuito)

Bloqueo literario: El ritmo de tu vida va bien, estable. No hay situaciones de distracción ni nerviosismo. No hay acontecimientos cercanos que alteren tu imaginación o la desvíen. En estas circunstancias, te sientas y no eres capaz de empezar o continuar una historia

¿Qué hago si estoy en éste otro tipo?

  • No te enfoques en desarrollar en la misma plantilla que en el original pero esboza posibles continuaciones en folios
  • Intenta hacer escaletas
  • Diagnostica si sientes miedo a no hacer una buena novela o te has planteado que la idea no es viable: Si tu intuición te dice que es alguna de estas dos cosas, intenta hacer un pequeño descanso de varios días y toma la visualización de la idea sin contagiarla de prejuicios, tal vez es un diamante en bruto mal enfocado
  • Pon música que te inspire a escribir
  • Da largos paseos: Incluso las novelas de ficción están teñidas de cosas que cogemos de la realidad aunque lo trasformemos
  • ¿Nada de esto sirve? Intenta escribir microrelatos de acontecimientos parecidos al argumento de tu novela por si das con lo que a tu mente no le cuadra
  • ¿Nada? Intenta diseñar ideas externas durante una semana y vuelve por si es un exceso de obcecación
  • ¿Nada? Pregunta a un amigo si cree que lo que llevas tiene calidad literaria  (a uno sincero y con criterio razonable de la literatura)

Y hasta aquí el post de hoy, espero que no estés bloqueado en ningún aspecto, lector, pero por si acaso.

¡Nos vemos en el próximo post!