La intuición y la desconfianza van de la mano

¡Muy buenas!

Resulta que estaba pensando yo en esas veces en las que ves a alguien y no te da confianza, y oye, luego lo piensas y dices ¿pero por qué?

A lo mejor esa persona solo te ha mirado y tú ya has tenido esa sensación; Habrá quien diga que es por la apariencia de esa persona en gran medida ¡Ojo! que yo no digo que sea por mala apariencia solamente porque…

¿Y si alguien es impecable? Suele generar desconfianza la no naturalidad en los actos de una persona ¿el por qué? porque llegamos a la conclusión de que son actos medidos y por tanto, es una persona calculadora que esta jugando contigo a través de su apariencia.

¿No confío entonces ni en los de buena ni en los de mala apariencia?

Tampoco es eso, pero es que resulta que la desconfianza va a unida a la intuición, porque el ser humano tiene tendencia a comportarse con errores, y tanto si es perfectamente bueno como si es perfectamente malo puede ser solo un espejismo representado.

¿Y si mi intuición se equivoca? Puede ser, y yo no digo que se juzgue eh, no confundamos, sólo que seamos nosotros mismos, porque una traición duele más cuando sabes que no actuaste siendo tu; Es decir, si porque todo el mundo sigue a alguien que en apariencia es un buen líder tú lo haces puede que te estrelles con ellos y encima pienses “si a mí ni si quiera me daba buena espina”

Y por cierto…si alguien desconfía de ti, no insultes su intuición a priori y pienses que te ha cogido ojeriza, tal vez y sólo tal vez no estés actuando normal, o alguien te esté guiando por un camino equivocado, o puede, ser también que él se equivoque y sólo tengas que seguir mostrándote tal cual para que se de cuenta.

Un saludo lectores

 

Clases de personas #1# El queda-bien

¿Has tenido a tu lado alguna vez a esa clase de persona a la que todo lo parece bien y casualmente sea cual sea tu pasión te apoyará?
¡Felicidades! Conoces a un queda-bien.
Cosas que hará esta clase:
—Aprecia las cosas que haces de palabra pero jamás dará su apoyo con actos. Por ejemplo: como me gustan tus dibujos y nunca te pedirá uno.
—Nunca discute en público. Esta característica es muy importante porque un queda-bien suele serlo contigo y con el resto, por lo tanto no puede dar una opinión firme ante mucha gente a fin de poder seguir haciendo como si tu opinión fuera parecida o prácticamente igual a la tuya.
—Es victimista. El queda-bien solo conoce esa forma de vida y se ofende mucho cuando insinúan que lo es. Así sigue, como no, quedando bien
—Acusa a otra gente de ser queda-bien, porque al parecer si dices un adjetivo como descalificativo es como algo que tú jamás harías, pero sí, lo hacen
—Acaban haciendo daño; esta última característica es importante porque tú no te darás cuenta de que clase de persona es hasta que te encariñes, porque sentirás que…sois parecidos, que te apoya, que es pacifista y sensible pero…
¡Cuidado, sólo es un queda bien!