¿Quiénes son tus lectores?

 

Muy buenas y bienvenidos a mi blog una vez más. Hoy vamos a dedicar un poquito de nuestro tiempo de algo que pasa desapercibido en muchas ocasiones y, sin embargo, es de vital importancia. Para centrar el tema vamos a seguir unas preguntas que nos guiarán:

-¿A quién va dirigida mi novela?

-¿El contenido de la novela casa con quien yo quiero que la lea?

-¿Se lo puede permitir cualquier persona?

-¿En qué formatos está disponible?

-¿Es ofrecida en su verdadero campo de distribución?

-¿Soy realista en cuando al público al que va a llegar?

Bien, como diría  George Bernard Shaw, “Algunas personas miran el mundo y dicen ¿Por qué? Otras personas miran el mundo y dicen ¿Por qué no?”  Esta frase me gusta para contestar a la última pregunta en cierta medida. Es decir, el público al que va a acabar llegando una novela cuando es escrita no se puede determinar con exactitud pues hay demasiados lectores que influyen en ello (Mañana en el blog, articulo “¿Qué factores influyen en el éxito de mi novela en cuanto al público?), pero se puede intentar no ser demasiado ambicioso en cuanto a las frases que usamos para su promoción a fin de no quedar como autores pedantes que puedan no gustar a los posibles compradores.

El contenido de una novela es el tema principal a tratar para poder calificar que clase de lectores va a tener y a los que debemos dirigirnos en la promoción y publicidad literaria. Ten claro: temática, sexo predominante de la futura compra. Inciso: Las encuestas actuales apuntan a que las personas que más dinero gastan en adquirir novelas son las chicas jóvenes cuyo transporte es público o tienen horas muertas en su trayectoria profesional. Por ello, las sagas juveniles tienen tan buena acogida. Ten claro también que el lenguaje de la historia es muy importante a la hora de acoger al lector. Por ejemplo: Las historias medievales son más accesibles para personas que ya pueden considerarse “adultas”.

escrito

Cada categoría social está distribuyendo su manera de leer de diferentes maneras:

Las personas mayores tienden a seguir leyendo en papel, aunque hay algunos que disfruten del avance tecnológico, no son una gran mayoría. Por ello, es difícil que un autor indie llegue a esta clase de rango sin más promoción que Internet de por medio.

La media: En el mundo globalizado en el que vivimos y la tecnología surgida es fácil encontrar a esta clase de personas con instrumentos para la lectura en digital pero también hemos de tener en cuenta que suelen ser seres ocupados que tardan más en poder acabar un libro  y por tanto, tener que adquirir otro. Posdata: Esa categoría sigue disfrutando de un buen libro en formato papel pero sabe adquirirlo por Internet.

Los jóvenes o “nuevos adultos”: Son los más versátiles a la hora de leer. Su gran disposición a la lectura y la costumbre asidua de poder hacerlo les hace lectores rápidos y por tanto grandes consumidores de la industria literaria. No suelen tener prejuicios y si bien para regalos suelen ir a una librería y coger un ejemplar de alguna saga famosa, sus libros electrónicos están llenos de ejemplares.

candela

Por último, podemos pararnos un momento a pensar en los campos de distribución que estamos utilizando para la promoción y publicidad de la novela: Twitter, Facebook, Instagram… Las redes sociales nos dan una gran ventaja para llegar a la gente sin límites, pero para ello no parece suficiente quedarse de forma pasiva teniendo un perfil (este tema será tratado en el post de mañana ya mencionado)

Espero que os haya gustado y que vayamos compartiendo opiniones sobre temas literarios.

Un abrazo

Podéis poneros en contacto conmigo siempre que queráis en el siguiente correo: irisamoraloslibros@gmail.com

Anuncios