Novelas: Malotes vs Buenazos

¡Buenas gente! Y resulta que hoy leyendo una bonita novela de cuyo nombre no quiero acordarme (La guerrera) me ha dado por pensar en este artículo y ¡oye! es que resulta que los malotes nos gustan ¿qué me dices? Sí, sí como lo oyes, resulta que son los que mejor corazón tienen en el fondo ¿Y el buenazo no lo tienes? Sí, pero ¡ojo! tú quieres que se quede con el macarra.

Y he aquí una cosa tan desconcertante…..Y es el amor-odio lo que más se lleva en las novelas: Y resulta que si te pones de parte del buenazo, siendo tu opinión la impopular, después resulta que era malo y que todo el mundo lo sabía menos tú….

¿Y no será que se cansan de ser los buenos y planean estrategias porque siendo buenos desde el principio no se comen un rosco? Es una opción.

¿Y tú? ¿Eres de malotes o de buenazos?

  • En las novelas queremos malotes pero en la realidad buenazos ¿será que queremos conocer el sentir lo diferente pero no en propias carnes?
  • El amor-odio es precioso en ocasiones pero cuando las circunstancias no son normales porque..Si todo va bien y aún así hay miles de conflictos ¿no será que no es tu pareja ideal?
  • Malotes que en el fondo son buenos; Es una característica que suele darse ¿por qué? porque el lector al fin de al cabo tiene que estar de acuerdo con que deben estar juntos.
  • Se dan triángulos amorosos; No me suele gustar que el que no acaba siendo pareja acabe sólo pues damos un mensaje erróneo sobre lo que debe gustarle o no a una chica
  • Indudablemente el físico importa; Y lo podéis observar sutilmente en las descripciones: Por mucho que ambos sean guapos, uno lo es más o tiene algo que lo hace irresistible y diferente.

Mis malotes favoritos en series son: Daemon de crónicas vampíricas y el buenorro de Doctora en Alabama

Mis malotes favoritos en novela son: Eric de pídeme lo que quieras y el protagonista de la saga Lux.

Mis buenazos preferidos: Peeta de los Juegos del hambre (que en este caso son dos buenazos los que luchan por la misma) y Maven de La reina roja.

¡Un placer que hayas leído hasta aquí!

5 Tips para empezar bien el día

¡Hola muy buenas! ¿Qué tal habéis empezado este Lunes día 9, principio de semana y retomar actividades?

Hoy tenemos un post de bienestar y la razón porque hay mucha gente que sin saberlo está haciendo cosas que le vana a traer el comienzo del día de una manera no deseable. Vamos ya con 5 tips para empezar bien el día:

  1. Pon una alarma para despertarte acorde con tu ánimo: Esta muy bien eso de la música del ejército, pero…si te produce estrés o es demasiado estridente ¿no es contraproducente?
  2. No te despiertes con la pantalla del móvil pegado a tu cara: Está muy bien que quiera ver las estadísticas de tu post, las actualizaciones, las notificaciones de Facebook, además de Twitter e Instagram; pero eso puede esperar unos 15 minutos. La luz de la pantalla suele contrastar mucho con la oscuridad de mientras duermes, y hace que el impacto con la retina pueda producir fuertes dolores de cabeza que no ayudarán a empezar bien el día. Una matización: si resulta que la alarma es en el móvil y que el fogonazo de luz te da a l quitar dicha alarma, te recomiendo bajar la intensidad de brillo de tu teléfono cuando vayas a acostarte
  3. No pienses inmediatamente en lo que tienes que hacer en el día: Intentar procesar y ordenar tus quehaceres recién despierto puede ser una tarea suicida que para nada te acompañará de una forma positiva, espera a haberte lavado la cara e ir a desayunar. Sólo son 5 minutos
  4. No hagas movimientos bruscos o demasiado esfuerzo: Es decir, si para coger la ropa del día resulta que tienes que coger un taburete, abrir tres armarios,…, ¡Hazlo por la noche! Pues resulta que cuando no nos sale bien a primera hora de la mañana nos sobrecoge una sensación de exasperación.
  5. Ve cogiendo el ritmo: Igual que te digo que no es bueno acelerarse y que desayunar y demás necesita su tiempo tranquilo, no hay que caer en el “sigo queriendo no empezar el día” porque luchas contra algo inevitable; Es mejor, ir cogiendo el ritmo: vestirse, poder revisar ya las redes, empezar con los quehaceres…

¡Suerte y buen día!