El amor con los ojos cerrados

¡Oye! Y…¿Es tan fácil enamorarse?

Hay quien dice que una vez que te miras con esa persona todo cambia y todo cobra sentido; la atracción es inevitable y el cuerpo pide acercamiento, porque cuando es ésa persona, queremos sentirla cerca e inevitablemente quererla y protegerla…

Ahora conozcámonos con los ojos cerrados ¿quieres?

Resulta que nada cambia ¡sorpresa! Aunque te conociera en la más absoluta oscuridad, en el peor momento de mi vida, sería el indicado, porque acaso ¿”no era el momento” o “fueron las circunstancias” no son más que excusas de que tal vez sin motivo aparente no es para ti? Y..¡Oye! que no se necesita más motivo, que sólo hay una persona que es de verdad, no tu media mitad, sino tu entero.

Y resulta que si tiene que ser, es

Y que tanto si lo ves como sino la vida os cruza

Y que ya no hay marcha atrás

Y que no importa como estuvieras

Y que ahí tienes lo que todos dijeron que buscaras y tu dijiste que no existía

Y… ¡Oye! ¿Es tan fácil enamorarse?

Relato: revoloteando…

Noto que por fin es hora de despertarme; después de tanto tiempo esperando; algunos de los míos mueren antes de hacerlo; volamos por orden de llegada, si se da la ocasión…

Tú que estás leyendo de alguna forma que aún no llego a entender mi diario, no sabes que soy.

No depende de nosotros hacer o no lo que nos gusta, volar, depende de algo externo e inevitable; hemos intentado volar forzadamente pero no podemos, saltamos y caemos.

Lo curiosos de esto es que aún cuando tienes el ok para volar sabes que no es para siempre, pero al menos eres feliz un lapso de tiempo.

Es curioso como ellos lo matan todo sin darse cuenta, si supieran que estamos aquí dentro  esperando para volar…

¡Ah! por ahí noto que no sabes que soy aún, así sois vosotros…ingenuos..

Fdo: La mariposa que espera revolotear en tu estómago