La lluvia ¿como inspiración principal para una novela?

¡Muy buenas! Lo primero agradecer tu visita, porque evidentemente si estas leyendo esto, estas dentro.

En los últimos días no ha parado de llover ¡Y de qué manera! Y aunque a veces es engorroso este clima porque no podemos salir tranquilamente de casa, tiene un efecto extraño para aquellos a los que nos gusta escribir.

¿Por qué nos inspira la lluvia? Es un misterio pero podemos saber que lo hace; cuando vas en trasportes y llueve cierras los ojos y piensas; cuando duermes y tintinea en tu barandilla te calma e inspira los sueños que tendrás.

¿Y qué hay de la gente que escribe? Pues resulta que estos días de manta y sonido relajante afecta de manera considerable su rendimiento de producción ¡y de manera positiva! ; Es fácil perderse en las horas del día, porque el día transcurre de una manera diferente, no haya marcado intensamente un horario por la zona del sol, se confunden los tiempos.

Además el calor que intentas proyectar en tu hogar te transporta a sitios y lugares imaginados para ayudarte en tu plan de relajación ¿por qué no nace de ahí la inspiración para una novela?

Inevitablemente eso si, nuestras primeras páginas de descripción de ambiente será “la lluvia caía intensamente en…. ” o “el crepitar de la lluvia contra…” es una manera de sentir el ambiente que escribes de una manera real a tu alrededor, lo que te permite centrarte mejor en lo que estas intentando dar a tu novela.

Personalmente adoro los paisajes donde la lluvia crea caminos difíciles, situaciones desesperadas, pasiones irrefrenables….A veces tu pones el ambiente y los personajes hacen el resto llevados por él.

Aquí va un minirelato:

Caía inesperadamente al vacío y no entendía bien por qué ¿cuándo había pasado? Juraría que hace un momento estaba condensada alrededor de lo conocido. Un miedo crecía dentro de mí por lo desconocido de mi alrededor. La caída libre me abruma de un modo inesperado y todo, porque tenemos miedo de salir de nuestra forma de confort. Otros me dijeron que ya habían hecho anteriormente este viaje y que no había sido tan malo, y que el tiempo que habían estado abajo también había sido agradable haciendo un hogar en su nueva situación.

Estaba a punto de producirse el impacto y me pregunté si dolería, esa gran masa azul me iba a tragar y no conocía al resto de los que impactarían. No dolió, y pronto entendí que era un  hogar igual de bueno que el de arriba. El mar me había engullido y no subiriría hasta que el magnifico sol decidiera que me tenía que evaporar. Algo nuevo nació en mi interior:

La emoción por el posible cambio de estado (salir de la zona de confort abre nuevos horizontes y posibilidades)

Fdo: Una gota de lluvia

Anuncios